FUNDACION ANTONIO SAURA
www.fundacionantoniosaura.org
 

1. La seudo-Fundación Antonio Saura de Cuenca (España), creada en contra de la voluntad de Antonio Saura.

2. Autenticidad de las instrucciones post-mortem confirmada por Sentencia de 22 de noviembre de 2006

3. Decisión de archivo del procedimiento penal

4. Procedimiento administrativo sobre el conflicto de competencias de las autoridades fiscales en materia sucesoral entre la Junta de Comunidades de Castilla - La Mancha (el ejecutivo de CLM) y el Estado español.

5. Certificados de autenticidad engañosos emitidos por la seudo-fundación

6. La seudo-fundación viola los derechos de autor

7. Hechos y fechorías de Antonio Pérez, miembro fundador y “Director artístico” de la seudo-fundación

8. El Manifiesto del 12 de abril de 2006

9. Firmantes del manifiesto (PDF)

10. Deseo apoyar el manifiesto

11. ¿Cuál es el futuro de la seudo-fundación?

12. Carlos Saura y la herencia de su hermano

 
 
 

9. ¿Cuál es el futuro de la seudo-fundación?

A pesar de las presiones de todo tipo que han entrañado tanto los múltiples juicios como las dificultades que de los mismos se derivan, la seudo-fundación y sus acólitos no han conseguido que la sucesión Antonio Saura haya desistido de los procedimientos y cesado de oponerse a la usurpación del nombre del artista.

Desde que la Policía científica de Madrid, y luego la Audiencia Provincial de Madrid, confirmaron la autenticidad de las instrucciones post-mortem entregadas por Antonio Saura a su albacea testamentario, la seudo-fundación está irremediablemente privada de toda legitimidad.

El hecho de que su inscripción en el Registro de Fundaciones de CLM haya sido confirmada por el Tribunal Supremo no significa que su existencia sea consecuencia de la voluntad de Antonio Saura. Son las autoridades políticas de CLM las que han precipitado la inscripción de la seudo-fundación después del fallecimiento del artista, y ello pese a que conocían la oposición de Antonio Saura claramente recogida en sus últimas voluntades.

La apropiación del nombre y de la imagen de un artista de prestigio, con finalidades dudosas o mercantiles, es algo ciertamente común. Sin embargo, lo llamativo es que autoridades e instituciones de derecho público participen activamente en actos contrarios a las leyes, y apoyen a las personas e instituciones que las violan.

En un Estado de derecho, las autoridades de Castilla - La Mancha deberían haberse replanteado el fundamento del apoyo jurídico y financiero que proporcionan a la seudo-fundación, a expensas del contribuyente, y habida cuenta del fracaso de todas sus iniciativas procesales.

¿Quién puede pensar que una fundación sobreviva sin obras del artista, sin sus archivos, sin documentación fotográfica e iconográfica, sin personas competentes que conozcan los múltiples aspectos de su obra, sin medios para adquirir otras obras, realizar investigaciones, publicar, exponer y, sobre todo, sin derechos de autor ni derechos afines a éstos, sin el derechos de divulgación y sin el derecho a utilizar ni tan siquiera una sola imagen del artista? 

¿Qué hará la seudo-fundación sin la autoridad moral que le han denegado las herederas y el albacea testamentario, así como numerosas personalidades del mundo de la cultura y del arte? 

Si las autoridades políticas de Castilla-La Mancha son incapaces de anular la inscripción de una fundación que no solo usa y abusa del nombre y de la imagen de Antonio Saura, sino que yerra al no cumplir sus objetivos estatutarios, es probable que esta seudo-fundación subsista aún durante algún tiempo a expensas de la colectividad antes de desaparecer en la indiferencia general, sin mayor apoyo que el de algunos magistrados y ediles prevaricadores. 

Mientras persista la inscripción de la seudo-fundación, ni la sucesión Saura, ni la Fundación Archivo Antonio Saura, pueden plantearse colaborar con las personas que se han extraviado en un proyecto sin legitimidad ni futuro.