FUNDACION ANTONIO SAURA
www.fundacionantoniosaura.org
 

1. La seudo-Fundación Antonio Saura de Cuenca (España), creada en contra de la voluntad de Antonio Saura.

2. Autenticidad de las instrucciones post-mortem confirmada por Sentencia de 22 de noviembre de 2006

3. Decisión de archivo del procedimiento penal

4. Procedimiento administrativo sobre el conflicto de competencias de las autoridades fiscales en materia sucesoral entre la Junta de Comunidades de Castilla - La Mancha (el ejecutivo de CLM) y el Estado español.

5. Certificados de autenticidad engañosos emitidos por la seudo-fundación

6. La seudo-fundación viola los derechos de autor

7. Hechos y fechorías de Antonio Pérez, miembro fundador y “Director artístico” de la seudo-fundación

8. El Manifiesto del 12 de abril de 2006

9. Firmantes del manifiesto (PDF)

10. Deseo apoyar el manifiesto

11. ¿Cuál es el futuro de la seudo-fundación?

12. Carlos Saura y la herencia de su hermano

 
 
 

2. Autenticidad de las instrucciones post-mortem confirmada por Sentencia de 22 de noviembre de 2006

Tras el fallecimiento del artista, la seudo-fundación reclamó a las herederas de Antonio Saura la entrega de un conjunto de obras en papel (en concreto, 218 obras que componen la serie titulada Nulla dies sine linea).

El albacea testamentario se negó a entregar estas obras a la seudo-fundación, al comprobar que, cuando Antonio Saura falleció, la seudo-fundación no sólo no había sido aún legalmente constituida, sino que no cumplía ninguna de las condiciones claramente fijadas por el artista en el protocolo destinado a su constitución, ni en las instrucciones post-mortem que le habían sido entregadas.

El 23 de septiembre de 1999, una denuncia penal fue presentada por los impulsores de la seudo-fundación, con apoyo de las autoridades ejecutivas de Castilla-La Mancha (Junta de CLM), del Ayuntamiento de Cuenca y de la Diputación de Cuenca, todos ellos miembros del Patronato de la seudo-fundación.

Como consecuencia de lo anterior un procedimiento penal (Diligencias previas del procedimiento abreviado nº 5224/1999) fue instruido en contra de Mercedes Beldarraín, viuda de Antonio Saura, en contra de Marina Saura, su hija, y en contra de Olivier Weber-Caflisch, albacea testamentario del artista.

A todos ellos se les imputó un delito de apropiación indebida.

La seudo-fundación y sus acólitos sostuvieron en este proceso que las instrucciones post-mortem del artista no eran auténticas.

Era el único medio, por criminal que fuera, de atacar el crédito y la reputación de las herederas del artistas y de su albacea testamentario, de impugnar la validez de las instrucciones post-mortem del artista, y de intentar obtener la entrega de la serie Nulla dies sine linea.

El 22 de noviembre de 2006, esto es, tras ocho años de instrucción penal, el Juzgado de Instrucción nº 10 de Madrid validó el Informe y las Conclusiones del peritaje caligráfico realizado por la Policía científica de Madrid (Asunto: M – 11987 – D – 2006 de 16 de noviembre de 2006) que confirmó la autenticidad de las instrucciones post-mortem de Antonio Saura (véase: Informe pericial sobre firmas de 16 de noviembre de 2006).